Todo sobre SEO y Marketing Online

Redirección 301: Una breve guía de uso

redireccion 301

¿Qué es una redirección 301? ¿Para qué sirve? ¿En qué casos se implementa?

Si trabajas como webmaster o en el mundo del SEO, ya estás familiarizado con los códigos 3xx. El problema es que no siempre se implementa la redirección adecuada que responda al objetivo que se quiere conseguir. Esto lo hemos visto en más de un caso de clientes que llegan de otras agencias SEO.

Y siempre que se les plantea la idea de cambiar la redirección o de generar nuevas, comienzan las preguntas:

¿Me penalizará Google por hacerlo? ¿Se perderá todo el trabajo SEO que he hecho hasta el día de hoy? ¿Es muy necesario hacer ese cambio? ¿Cómo se hacen esas redirecciones? ¿Qué ocurre si el contenido se elimina sin redireccionar? ¿Cuál es el criterio que siguen para saber qué status code es el indicado?

Sabemos que la incertidumbre puede ser abrumadora. Es por ello que, en este blog de Agencia SEO JRizo, hablaremos de las redirecciones 301 que, con la redirección 302, son las más comunes.

¿Redirección 301 o Redirección 302?

Una redirección 301 es el indicativo de que el contenido incluido en una URL se mueve de manera definitiva a otra URL. En cambio, las redirecciones 302 indican que el contenido se traslada de manera temporal a otra URL.

La clave para distinguir una de otra es la temporalidad: 301 es un movimiento definitivo, 302 es temporal. Pero, para dejarlo más claro, es momento de definirlo:

¿Qué es una redirección 301?

Se trata de un código de estado HTTP. Esta es una redirección de tipo permanente, utilizado cuando la dirección URL de la página se modifica.

El código 301 es una fórmula que puede resultar útil cuando se crea una nueva página o blog, con contenido actualizado. Si tenemos dos contenidos muy parecidos o con enlaces iguales (o similares), Google podría implementar una penalización en el ranking de ambas páginas por contenido duplicado.

Al aplicar una redirección 301, también conocida como status 301 a una URL, los buscadores entenderán que la URL está obsoleta y la sustituirá por la nueva URL. Esto ocurre por igual entre URLs bien posicionadas y aquellas que comenzaban a despegar.

redireccion 301

Redirect 301: ¿Para qué sirve?

Todas las redirecciones son herramientas indispensables para solventar problemas generados desde las URLs que se quieren eliminar. Así es: cuando tú quieres eliminar una página o un blog de tu sitio web no es tan simple como «enviar a la papelera». 

Es ahí donde aparecen las redirecciones, tanto 301 como 302. Con ellas, se indica a usuarios y motores de búsqueda por igual, que el contenido se ha movido. Pero, como viste más arriba, la redirección 302 habla de un cambio temporal, mientras que la redirección 301 se refiere a un cambio definitivo.

Además, la URL donde se aplica el redirect 302, no se elimina del índice de Google. Esto puede ser un golpe fuerte para el posicionamiento orgánico de la página. En cambio, con el redirect 301 sí es eliminado del índice de Google, lo que se traspasa la autoridad desde la antigua URL a la nueva. 

Comprender esta diferencia dentro del SEO es primordial, pues lo que está en juego es la popularidad de la página. Recuerda que tu asesor de SEO debe brindarte las mejores soluciones, incluso para eliminar contenido que ya no es útil o relevante para tu giro actual. 

¿Cuándo se debe aplicar una redirección 301?

A continuación te presentamos algunas de las situaciones más comunes en las cuales se puede implementar una redirección 301:

Contenidos olvidados y ahora duplicados

¿Has escuchado acerca de los “dominios tipo espejo”? Se trata de dominios secundarios que comparten los contenidos e IP del dominio principal.

Si no se usan las redirecciones 301, existirán dos versiones del mismo contenido. Con ello, tu sitio será susceptible de recibir una penalización por parte de Google y nadie quiere eso.

Otra de las constantes dentro de este caso son aquellos sitios que tienen una versión HTTP y otra HTTPs. Para este tipo de páginas recomendamos concluir la migración, ya que Google ha confirmado que tomará en cuenta la encriptación TLS/SSL.

Código 404 en páginas que reciben vistas

Volvemos: eliminar una página no es sólo «enviar a la papelera». Imagina que un usuario llega a una página que has eliminado así, sin más. Podrías pensar que no importa mucho, que sólo dará marcha atrás o que buscará tu página de inicio. Pero, en la mayoría de los casos, lo que se genera es una vista con una mala experiencia de usuario. 

Esto quiere decir que no, no va a dar marcha atrás para llegar a tu home page. Lo más probable es que salga y no regrese nunca más. Y Google también notará que esta página arroja un error 404. 

Imagina que una persona aterriza en una página que has eliminado sin hacer nada al respecto. Quizás no te importe que llegue a esa URL, pero, en la mayoría de los casos, estarás generando visitas con mala experiencia de usuario. 

Eso no le gusta ni a los usuarios ni a Google. 

Por tanto, es mejor hacer una redirección 301 previa para ofrecerle un contenido igual o similar al que había antes de ser eliminado; en definitiva,  una alternativa con la que pueda satisfacer las necesidades que buscaba resolver al entrar en la página inicial.

redireccion 301

Evitar o solventar problemas de contenido duplicado

Esto es más común de lo que imaginas, en páginas con un par de años de historia o aquellos sitios webs que están migrando de un sitio antiguo a uno nuevo. 

Se trata de una situación particular, en la cual se tienen dos URLs con el mismo contenido. Ante esta situación, Google puede confundirse y no entender cuál de las dos es aquella que debe considerarse para el posicionamiento orgánico.

Es aquí donde evita el conflicto y no muestra ninguna de las dos. La consecuencia de ello se ve reflejada en el posicionamiento orgánico: 

No se muestra la página = No existe la página para el usuario

La implementación de una redirección 301 desde la URL que queremos descartar es la solución. El redirect 301 debe dirigirse a la página que queremos rankear y sólo queda dejar trabajar a Google y sus rastreadores. 

Casos en los que no se recomienda hacer redirecciones 301

Sí, así como hay casos en los que se recomienda hacer las redirecciones para mejorar el posicionamiento de la página, hay otros en los que no se trata de la mejor opción. Y no se queda sólo ahí, en una opción nada recomendable: puede hacer que Google lo considere irrelevante. 

De hecho, se corre el riesgo de que los robots de Google consideren que estás intentando confundirlo para obtener mejores resultados en las SERPs. 

Estos casos son, de manera principal, aquellos donde se genera la redirección 301 entre sitios que no tienen nada que ver el uno con el otro. Por ejemplo: redireccionar de un blog de viajes a uno de consejos empresariales.

Es importante revisar dos veces qué contenidos serán redireccionados, así como analizar el impacto a corto y mediano plazo de generarla. Para ello, te recomendamos contar con la asesoría de una agencia de marketing digital experimentada. Así podrás resolver todas tus dudas y tendrás la garantía de estar haciendo los movimientos correctos para posicionar tu sitio web.

¿Cómo se hace una redirección 301?

La complejidad de este proceso es baja a nivel técnico. Sin embargo, es importante prestar atención para evitar errores a la hora de implementarlas. Lo recomendable por Google es tener una redirección y no sobrepasar de cinco. Matt Cutts comentó en el canal de YouTube de Google Webmasters:

Es preferible una sola redirección a una gran cadena de redirecciones. Con ello, el usuario tendrá una mejor experiencia y reduce las posibilidades de ser causante de un problema. 

Además, la mala implementación de estas redirecciones puede ocasionar un aumento en la cantidad de errores 404. Esto afecta de manera directa el posicionamiento orgánico de tu sitio web. 

Desde htaccess

Esta es una forma tediosa, pues, si no se hace de forma correcta, devolverá un error 500. Puedes guardar una copia de la versión anterior a la implementación para estar protegido en caso de que las cosas no salgan como esperabas. 

La instrucción sería:

Redirect 301 /url-agencia-seo/ https://posicionaseo.com/url-agencia-seo-mx

WordPress con plugins

Esta es una opción más segura y sencilla, pues se hace a través de plugins. Dentro de WordPress es posible encontrar algunos de los más increíbles, capaces de simplificar tu trabajo. Algunos de ellos son:

Simple 301 Redirects. Gratuito y específico para la generación exclusiva de redirecciones 301. 

Redirection. Es gratis y permite hacer redirecciones automáticas y manuales por igual. 

Rank Math. Un gestor de redirecciones pensado en su totalidad para SEO.

Quick Page/Post Redirect Plugin. Se trata del más conocido y usado, sólo superado por Redirection. También es gratuito.

Yoast SEO Premium. Bastante similar a Rank Math, pero es de pago, por lo cual no suele ser elegido por muchos dueños de webs. 

El tiempo de vida de una redirección

John Mueller, en  el hangout de Google+ de 2015, indicó que este tipo de redirecciones deberían mantenerse, al menos, un año. Eso sí, la duración debe ser proporcional a las posibilidades de mantenerla.

Dicho margen de un año no es al azar. Este es el tiempo que pueden necesitar los rastreadores de Google para interpretar que el contenido antiguo se encuentra en una nueva URL. Así que no tengas prisa por eliminar estas redirecciones. Es mejor dejar que hagan su trabajo y completen su proceso.

 

¿Te gustaría tener un sitio web capaz de convertir a tus usuarios en clientes? Contáctanos para solicitar tu presupuesto y comienza a trabajar en tu posicionamiento orgánico hoy mismo. 

¿Te ha gustado nuestro artículo?

¿Te pareció interesante?
Puedes compartir en tus redes sociales usando los botones de abajo.

Menú